EN LAS NUBES

Podemos imaginar escenarios y situaciones con todo lujo de detalles. Somos capaces de visualizar proyectos utópicos y representarlos.

A veces, soñamos despiertos, nos ilusionarnos con alguna idea y nos dejamos llevar por el deseo de alcanzar metas difíciles o lejanas. ¿Es inútil abrigar esperanzas en algo sin tener una base sólida para ello? En ciertas ocasiones, comportarse como un iluso o fantasear un poco puede ser el camino para conseguir acariciar nuestros sueños…

Pero, la diferencia esencial entre los sueños y las expectativas está en “pasar a la acción”. En la realidad del día a día tenemos que trabajar duro para lograr aquello que realmente merece la pena.

En cualquier caso, no hace falta sentirse como Heidi para imaginar un mundo entre nubes, basta con darle a la rueda del ratón y hacer click en el botón izquierdo o deslizar el dedo por la pantalla, si es táctil, para ver estas fotos.

error: Content is protected !!