CARRETERA CON LLUVIA

Cruzando un puerto de montaña muy frondoso, comenzó a caer la lluvia a cántaros y el parabrisas apenas daba abasto para retirar el agua sobrante de la luna delantera. El paisaje se hacía y deshacía tras una cortina de gotas incesante y la imagen resultante en el cristal era puntillista y vibrante, como una pintura impresionista.

error: Content is protected !!